En mis tiempos bastaba con un azote y entendía

También te podría gustar...